La necesidad agudiza el ingenio y nos empuja a superarnos con el objetivo de sobrevivir. Así es como el hambre, el frío o la soledad se han convertido en el motor evolutivo de las especies.

Da igual que hablemos del hombre o de los animales, nuestro instinto de conservación nos empuja a buscar y desarrollar estrategias con las que adaptarnos al entorno.

Como especie, los perros, han evolucionado a nuestro amparo y cuidado pero esto no les ha hecho perder su capacidad de adaptación. Al contrario, les ha permitido conocer nuestro mundo y estilo de vida como ningún otro animal, lo que les permite utilizarlo en su provecho si se presenta la necesidad.

Tal y como ocurre con los perros callejeros de Moscú, un grupo de animales salvajes que tienen completamente sorprendidos a los etólogos y biólogos rusos.

Los perros callejeros de Moscú

perros metro moscu 2
Muchos países sacrifican a sus perros callejeros para evitar que puedan provocar accidentes, pero otras como Grecia o Rusia conviven con ellos con total normalidad.

Sin ver amenazada su supervivencia por la mano del hombre, los perros callejeros de estas ciudades han aprendido a convivir con el tráfico, los coches y moverse por la ciudad en busca de alimento.

perros metro moscu 3

Sin embargo el duro invierno ruso ha obligado a los perros moscovitas a desarrollar su ingenio hasta el extremo, aprendiendo nuevas y sorprendentes habilidades para poder sobrevivir.

No estamos hablando de trucos de mascota como “saltar a dos patas” “rodar” o “hacerse el muerto” para conseguir el favor de los turistas y unas migajas. No, estamos hablando de verdaderas destrezas y conductas adquiridas que tienen a investigadores y evolucionistas completamente sorprendidos.

perros metro moscu 6

Y es que los perro moscovitas han aprendido a utilizar el metro de la ciudad en su beneficio. No solo para refugiarse del frío, sino para desplazarse desde la periferia (donde pueden descansar cómodamente), hasta el centro de la ciudad (donde pueden conseguir comida, pero no descanso).

perros metro moscu 4

Así es como cada mañana los perros callejeros se desplazan en metro desde los polígonos industriales hasta el centro turístico de Moscú. Y una vez caída la noche y con la barriga llena, los perros regresan a “casa” en metro.

Se cree que este comportamiento comenzó a principio del los años 90, cuando los complejos industriales se mudaron a la periferia tras la caída de la Unión Soviética. Hoy se estima que al menos 500 perros viven y utilizan el subterráneo con asiduidad. 

perros metro moscu 5

No solo se suben en los trenes, sino que los expertos aseguran que escogen con mayor frecuencia el primero y el último vagón, aquellos que suelen llevar menor carga de pasajeros.

Se cree además que los canes reconocen la parada por el olor, el tiempo estimado de viaje y los mensajes de megafonía que anuncian el nombre de la estación.

La caza del Shawarma y más

perros metro moscu 1

Pero no solo han aprendido a manejar el transporte público, los científicos han identificados nuevos y divertidos comportamientos.

Los perros, a pesar de no distinguir el color, identifican las imágenes de los semáforos y esperan o cruzan en consecuencia. 

Son altamente sociables y, sobre todo cuando han comido, juegan con los viajeros y los trenes saltando en el interior justo cuando las puertas se cierran, por pura diversion. Si tienen hambre su comportamiento es diferente y practican lo que se denomina la caza del Shawarma. 

perro metro

De forma silenciosa se acercan hasta los puestos de comida callejera, donde esperan a los clientes. En vez de interactuar con ellos para conseguir comida, los perros prefieren situarse a su espalda para ladrar de improviso y asustarlos, haciendo que su comida se les caiga de las manos. 

Lo más sorprendente es que los perros han desarrollado también la capacidad de identificar las intenciones de los pasajeros, alejándose de los hostiles, acercándose a los amistosos y aprovechándose de los asustadizos. Para que luego digan que los perros no son listos.

Fuentes: pijamasurf.commedioambiente.org

Publicado en Animales