El equipo de baloncesto Utah Jazz ha firmado su primer contrato con el jugador más joven del mundo, de solo 5 años. El contrato tenía una duración de un día y su puesta en escena, que tuvo lugar a principios de la semana pasada, no defraudó a nadie. Durante un partido de pretemporada el pequeño Gibson, que fue diagnosticado con leucemia linfoblástica aguda hace dos años, marcó un par de tantos demostrando un excelente control del balón para su edad.

Megan, su madre, decía en una entrevista a los periodistas de la NBA

“Gibson ama la mayoría de los deportes, pero el baloncesto es su favorito. Cuando tenía tenía poco más de un año, se sentaba con mi marido Josh a ver partidos. Empezó a insistir en que quería lanzar a la canasta durante una hora cada noche antes de acostarse con sólo 15 meses. Sabe que tiene que esperar a tener seis años para que pueda jugar en la categoría junior del equipo, y siempre nos recuerda impaciente que no puede esperar”.

La familia Gibson ha sido auspiciada por la fundación “Anything Can Be” que presta de apoyo financiero y esperanza a las familias afectadas por el cáncer infantil.

Original: Utah Jazz

Publicado en Miscelánea