Muchas son las controversias que giran en torno al tema de la vacunación, pero las vacunas son una evidencia médica irrefutable en muchísimos casos. Aunque su efectividad no puede ser la misma en todos los sujetos, lo que sí está demostrado es que muchas personas han salvado sus vidas gracias a ellas. Según fuentes sanitarias, la vacunación salva 3 millones de vidas cada año.

No obstante, existen personas que siguen creyendo que estas no son necesarias, como Tara Hills, una ciudadana de Ottawa, quien defendía activamente el movimiento anti-vacunas a través de un blog, hasta que sus siete hijos, no vacunados, desarrollaron tos ferina simultáneamente. Los argumentos de Hills giraban en torno a la desconfianza hacia el gobierno, la comunidad médica, la industria farmacéutica y la gente en general.

familia_antivacunas_1

Esta madre asegura que comenzaron a vacunar a sus hijos mayores a través de un programa de vacunación alternativo, pero que no continuaron con el proceso por miedo.

“Paramos porque teníamos miedo y no sabíamos en quién confiar. ¿La comunidad médica solo eran los títeres de una conspiración en la sombra de las grandes farmacéuticas y el gobierno? ¿Eran necesarias realmente estas vacunas en los tiempos que corren? ¿Estábamos inconscientemente haciendo más daño, que ayudando a nuestros amados hijos? Tanto humo debe significar un incendio, por lo que decidimos adoptar la posición de no hacer nada y esperar a que nada malo suceda”.

No obstante, por una trágica casualidad del destino, sus siete hijos enfermaron gravemente de tos ferina

familia_antivacunas_2
Para aquellos que desconozcan esta enfermedad, la tos ferina o tos convulsiva es una infección de las vías respiratoria altas, causada por las bacterias Bordetella pertussis. Es una enfermedad grave que puede afectar a personas de cualquier edad y causar discapacidad permanente en los bebés e incluso la muerte.

Por suerte, los hijos de los Hills se están recuperando muy rápido gracias a los antibióticos. Además, a partir de ahora recibirán todas las vacunas provistas en el calendario. Ante los cientos de mensajes recibidos en su blog, esta madre arrepentida contestó:

Ahora mi familia está viviendo las consecuencias de la desinformación y el miedo. Entiendo que algunas familias de nuestra comunidad pueden estar enfadadas con nosotros por poner a nuestros hijos en una situación de riesgo. Quiero que sepan que lo hemos intentado todo para protegerles cuando teníamos miedo con su vacunación. Está claro que no podemos volver atrás… pero podemos aprender de esto y ayudar a los demás, de la misma forma que nosotros hemos sido ayudados.

Fuente: distractify

Publicado en Miscelánea