Katie Langan, una madre de 33 años, expresó que se sintió “muy humillada”, después de que le hicieran tirar cerca de un litro de leche materna al pasar el control de seguridad en el aeropuerto de Londres-Heathrow.

La joven madre se había sacado esa cantidad para estar despreocupada durante un viaje de cinco días. Pero cuando regresaba a Holanda, donde vive con su bebé, Layla, y su pareja de 34, Winus van Asselt, ella fue forzada a vaciar la leche.

Katie indicó que se ofreció a revisar la leche y que sugirió otras soluciones antes de tirarla, como vaciarla en recipientes aprobados y pagar un dinero extra por el “exceso” de equipaje. Sin embargo, el funcionario de seguridad del aeropuerto no quiso tener en cuenta sus plegarias, alegando que había infringido las normas de seguridad y que la leche debía ser confiscada.

Langan, originaria de Nueva Gales del Sur, aseguró que se la trató con “desprecio” y “falta de respeto“, tanto que terminó llorando en la fila del control. 

“Estaba avergonzada y me sentí muy humillada. Tuve que explicarle sobre lactancia materna a un hombre que no quiso entender. Me quedé muy mal tras tirar toda aquella leche, porque le dediqué tiempo y fue bombeada con amor. Esto significa que la próxima vez que viaje lejos, mi bebé no podrá tener leche materna”, expresó.

Katie quiso compartir su historia para evitar que otras mujeres tengan que pasar por lo mismo, comentando que nunca se había sentido tan ofendida por la reacción de un sujeto.  A pesar de sus creativas alternativas, el guarda de seguridad no estuvo dispuesto a ayudarla en ningún momento,  por lo que tildó la situación de “extremadamente frustrante“.

Katie también hizo hincapié en que si una madre no se saca leche cuando está lejos de su bebés, su suministro se reduce, lo que significa que no podrán producir tanto como antes a su regreso.

Cabe destacar que Katie ha viajado en más de 20 ocasiones durante el año pasado, transitando aeropuertos como el de Boston, Estambul, Bristol, Amsterdam o Edimburgo, y cuenta que ella siempre llevaba su leche en bolsas especiales encima y jamás había tenido problemas.

Aquel hombre no entendía por qué viajaba con leche sin mi bebé, comentó Katie, agregando que recibió una respuesta desde la administración del aeropuerto, pero que no fue nada satisfactoria, pues le indicaron que pese a que lamentaban el mal rato, era algo que debían hacer respetar si no viajaba con un bebé a bordo.

Publicado en Familia
Fuentes consultadas:
http://metro.co.uk/2017/01/04/mother-humiliated-after-being-told-to-dump-breast-milk-by-airport-security-6360277/