Los niños pequeños acostumbran a hablar solos, y aunque muchos mayores también lo hacemos, son los niños los que tienen un gran mundo interior en los que las conversaciones con ellos mismos son habituales. Muchas simplementen complementan a sus juegos, pero a veces son muy divertidas, como la del siguiente pequeño.

Los padres de este niño de 3 años no pudieron evitar grabarlo, sin que se diera cuenta, tras haber desbordado el baño por haber comido demasiado.

El pequeño, a pesar de su corta edad, se da cuenta de que no es bueno comer demasiadas chucherías y dulces, y mucho menos mezclarlas. Nos lo cuenta sin que lo sepa de esta manera tan divertida.

Por cierto, este será el vídeo que le enseñarán cuando sea mayor para sacarle los colores…

Original: DefinitiveBabySign

Publicado en Miscelánea