El mundo del cine parece haberse escandalizado estos días tras saberse que la mítica y perturbadora escena de la mantequilla de El último Tango en París no fue consensuada por los actores.

Last-Tango2

El último Tango en París es una de las películas más famosas y míticas del directo italiano Bernardo Bertolucci. En ella se narra la relación de dos desconocidos que se hacen amantes por casualidad. Paul, un hombre dominante de mediana edad, interpretado por Marlon Brandon, y Jeanne, una joven de 19 años interpretada por la entonces prometedora actriz francesa Maria Scheneider.

Debido a la presencia de múltiples desnudos y escenas de violencia física y sexual, la película fue consideraba muy polémica para su época, siendo censurada en muchos países, entre ellos España.

Una de las escenas más famosas y perturbadoras es la violación de Jeanne por Paul utilizando algo de mantequilla a modo de lubricante. Los gritos y lágrimas de la actriz son sobrecogedores y la tensión francamente repugnante. Mucho más ahora que sabemos que todo es real.

Según confesó el propio Bertolucci hace ya tres años, Marlon y él convinieron en no avisar a María sobre el desarrollo de esa escena. Según el director el objetivo era que la joven actriz no actuara, sino que todos fueramos testigos de su verdadera rabia y dolor.

descarga

Actuando desde los 15 años, la carrera de Maria parecía muy prometedora, pero esta canallada la dejó completamente traumatizada. Poco después se apartó de los focos y comenzó a abusar de las drogas y el alcohol. Terminó ingresando en un sanatorio durante algún tiempo.

Años después se sinceró sobre lo vivido en esta escena pero nadie la creyó. Sus palabras fueron tildadas de habladurías y por ello fue también fue castigada en el mundo del cine. Nunca más volvió a participar en películas de primer orden. En 2011, María moría víctima de un agresivo cáncer. Dos años después Bertolucci contaba la verdad en esta entrevista.

Aunque confiesa sentirse culpable de lo ocurrido, dice no arrepentirse de haber rodado la escena. No sé sinceramente cómo se puede mantener ambas posturas.

Aunque en teoría no se mantiene ningún contacto sexual real ente los actores, la humillación de la joven es auténtica en extremo. Es un abuso en toda regla por parte del director y el actor de una joven de 19 años, mujer y compañera.

La historia real sobre la escena de la mantequilla se sabía desde hace tiempo pero nunca había logrado la importancia que merece. Sin embargo, este año, con motivo del Día internacional de la violencia de género, la historia se ha hecho viral como prueba del abuso que muchas actrices jóvenes sufren en sus primeros años de trabajo. Esperamos que nunca más se repita y que en caso contrario se haga justicia a tiempo.

Fuentes: wikipedia.org, wikipedia.org/ultimotangoenparis , elmundodealycia

Publicado en Cultura y ocio