padres_Jessica_Ghawi_3

Perdimos a nuestra hija en un tiroteo masivo y ahora le debemos 203.000 dólares a quienes suministraron la munición al pistolero“.

Con estas declaraciones, Lonnie y Sandy Phillips describen la tragedia que han estado viviendo durante los 3 últimos años. Su hija, Jessica Ghawi, fue una de las 12 víctimas mortales de la masacre del cine de Aurora en Colorado, Estados Unidos, durante el estreno de “El Caballero Oscuro: La leyenda renace”.

El autor de los hechos, James Holmes, quien entró en el cine y comenzó a disparar indiscriminadamente contra los jóvenes espectadores, fue condenado a 12 cadenas perpetuas. Durante el juicio se desveló que tras el tiroteo se encontraron un total de 240 impactos de proyectiles, fragmentos de balas y municiones.

padres_Jessica_Ghawi_2

Este fue el motivo por el que los padres de Jessica decidieron demandar, por cuenta propia, a cuatro compañías de internet donde Holmes adquirió la munición, entre ellas a Lucky Gunner. Sin embargo, el juez dictaminó que la empresa no tiene que ser considerada responsable de los actos de Holmes, y obligó a Lonnie y Sandy Phillips a pagar las costas del proceso judicial: un total de 203 mil dólares. En su blog del Huffington Post, la pareja escribió:

“Presentamos esta demanda porque creíamos que era indignante que las compañías pudieran vender un arsenal a un hombre peligroso, sin tener ninguna información sobre él y sin hacer ningún esfuerzo para saber si es un asesino peligroso, como resultó ser.

Estas compañías crean sus negocios para que gente como este asesino pueda armarse a golpe de ratón. Queríamos cambiar eso y todavía queremos”

padres_Jessica_Ghawi_1

Los padres de Jessica afirman que el objetivo de la demanda no era para lucrarse económicamente. Más bien se lamentan de que las leyes federales y las del estado de Colorado protejan a compañías como Lucky Gunner.

Además, la pareja mostró su indignación no solo porque la empresa de venta de armas no vaya a pagar los costes del proceso judicial, sino porque además van a destinar ese dinero a subvencionar a grupos de defensa de las armas como la Asociación Nacional del Rifle.

Por su parte, Lucky Gunner declaró que su objetivo es “proteger su sustento y la Segunda Enmienda que protege el derecho de los estadounidenses de comprar y vender responsablemente municiones a través de Internet”.

Fuente: Huffington Post

Publicado en Miscelánea