La maternidad es una de las etapas más bellas que vive la mujer , pero así como es una etapa maravillosa, tiene sus grandes contrastes; es una tarea ardúa de tiempo completo y un compromiso que no se adquiere por unos meses, sino para toda la vida. Así que antes de tomar la decisión a la ligera es importante que lo medites a profundidad y valores si estás dispuesta a cambiar tu vida tan drásticamente, pero principalmente que estés convencida de lo que en verdad deseas.
En la actualidad son cada vez más las mujeres que en sus planes de vida no está el convertirse en madres. La mujer contemporánea desea desarrollarse profesionalmente, viajar, sentirse independiente, incluso opta por la unión libre más que por el matrimonio y el tener hijos ya no es su prioridad. 
Quienes estamos al otro lado de la moneda, quienes vivimos nuestra maternidad,  las apoyamos completamente, porque no se trata de estar a favor o en contra de la maternidad, se trata de estar a favor de la mujer y de su derecho a decidir sobre su cuerpo y sobre su vida, sobre su sexualidad y sobre su reproducción. Porque la maternidad debe ser un acto de convicción y no una obligación, porque no se trata de cumplir con las expectativas de otros, de satisfacer los deseos de alguien más o cumplir con lo que dice la sociedad, ya que al momento del parto, del dolor, de criar y educar no serán los que nos rodean quienes tengan que afrontar el dolor o asumir el compromiso que implica la maternidad, seremos nosotras quienes tengamos que dar cara al reto. 
Por ello, antes de inclinarte ante cualquier postura valora objetivamente los pros y contras que implica el convertirse en madre, porque de hacerlo adquirirás un gran compromiso no sólo con el individuo que vas a criar sino con la sociedad, ya que son los hijos nuestra aportación al mundo por ello debiera primar el criar niños felices que mañana sean adultos sanos, completos y buenos seres humanos.
Cualquiera que sea tú decisión, que sea una decisión informada, consciente y responsable, pero que sea tú elección.

Publicado en Familia