Queremos puntualizar que hay personas que indican que esta noticia es falsa porque la reacción del animal al ser rescatado no es de alegría. Ante ello, decir que ningún perro enterrado en escombros durante horas da saltos de alegría cuando lo rescatan, lo más probable es que esté deshidratado y tenga algún hueso roto.

Tras el tornado que azotó la ciudad de Moore en Oklahoma en 2013, dejando 30 víctimas y más de 300 heridos, el aspecto de desolación de la ciudad se hacía patente. El fenómeno meteorológico había borrado la ciudad destruyendo cientos de casas. Durante una entrevista a una de las danmificadas ocurrió algo precioso, una bonita sorpresa que no olvidará jamás. Su perro, al que daba por perdido, emergió de entre los escombros.

Original: Sky News, CBS

Publicado en Miscelánea