¿Recordáis el experimento en el que se mostraba muñecos de distinta etnia a los mas pequeños muñecos y se les preguntaba cuál de ellos era “el malo”?. El entorno en el que nos criamos puede condicionar una actitud racista, por lo que la educación es clave a la hora de enseñar que todos somos iguales.

La mayoría de los adultos podrían afirmar rotundamente que no son racistas, pero ¿cómo crees que reaccionarían ante una situación como la que describe el vídeo? En ella, una persona negra persigue a una blanca y viceversa. El objetivo del experimento es comparar las actuaciones de la gente que presencia la escena en ambos casos. Desafortunadamente, el experimento revela una incómoda realidad.

Original: FousseyTube

Publicado en Miscelánea