En una pareja los cumpleaños son, por así decirlo, un gran motivo de celebración. Esa maravillosa escapada romántica de fin de semana o la última tablet del mercado, sin contar con toda la parafernalia que pueda implicar la organización de la sorpresa, son poco para esa persona tan especial a la que tanto amamos.

Imaginad por un momento que el día de vuestro cumpleaños, al llegar a casa después del trabajo, vuestra pareja os pone una venda en los ojos y os empieza a hacer un recorrido por toda la casa. Emoción, alegría, exaltación e impaciencia, son algunos de los sentimientos que afloran en ese momento, independientemente de cuál sea la sorpresa.

Lo más normal es que cuando nos digan que podemos quitarnos la venda, nos encontremos ante un regalo fantástico y sin igual, ya que proviene de una de las personas que mejor nos conoce.

Lo cierto es que la chica que conoceréis en el vídeo sí que se llevó una sorpresa en toda regla. Al parecer, su novio se había enterado de que le había sido infiel, por lo que decidió hacerle el regalo de su vida…

Original: Ray Byford

Publicado en Familia