Los problemas surgen cada día, pero tendemos a “ahogarnos en vaso de agua”, darle más importancia a las cosas de la que realmente tienen y preocuparnos en exceso. La mejor manera de solucionar un problema, por complicado y duro que sea, es afrontarlo y para ello es necesario estar inspirado. El video que traemos hoy es una inyección de fuerza para que nada se nos ponga por delante. En él, un niño de un año que tuvo que someterse a una cirugía de amputación de sus piernas, aprende a caminar.  Durante su aprendizaje el pequeño va luchando hasta que finalmente dice “¡LO CONSEGUÍ! ¡LO TENGO!”. Ver a una persona tan joven poniendo todo su empeño en solucionar un problema tan grave con éxito me ha hecho cambiar y esta es una de las cosas más bonitas que puedo agradecer a internet.

Original: Helis Copse

Publicado en Miscelánea