En muchas ocasiones, la vida marina es sorprendente. Los seres vivos que habitan las aguas de nuestros mares y océanos tienen formas, hábitos y costumbres un tanto extrañas, bastante alejadas de lo que estamos acostumbrados a ver.

Si somos personas que vivimos alejadas de la costa, cualquier contacto con un animal marino suele ser motivo de emoción. Y es que ver a un centollo paseando entre las rocas de un dique, a una tortuga marina nadando en mar abierto, o un banco de sardinas mientras buceamos,  son motivo de sorpresa para muchos de nosotros.

Tal vez hayamos visto cientos de veces algunos de estos animales, pero la mayoría expuestos en un plato y bien cocinados. Y es que nadie se pregunta qué estaría haciendo el mejillón que se está comiendo, antes de ser pescado.

Parece una ola normal y corriente, no te imaginas lo que esconde debajo

Parece una ola normal y corriente, pero no te imaginas lo que esconde debajo

Un caso muy curioso es el de las coquinas, una especie de almeja que suele vivir en las costas europeas del Atlántico Norte y en las playas de la Costa Mediterránea. Si bien es conocido su valor culinario, seguro que nunca habíais visto cómo se alimentan.

Estos moluscos suelen vivir enterrados bajo la arena, esperando a que alguna ola llegue hasta ellos, para luego emerger y atrapar los posibles restos de alimentos.

Resulta curioso cómo algo tan sencillo puede convertirse en todo un espectáculo, cuando son varias las coquinas que parecen haberse puesto de acuerdo en realizar este ritual.

¿No te lo crees? pues mira el siguiente vídeo:

Fuente: paul-E, artículo por La Voz del Muro

Publicado en Animales