Los perros han demostrado ser unos compañeros envidiables, con gran capacidad de apoyo e inteligencia. No es de extrañar que su compañía reporte grandes beneficios a personas necesitadas de asistencia.

Los perros de asistencia son aquellos que han sido entrenados para ayudar a personas con problemas sensoriales (invidentes, sordos) personas con dificultades motrices (por ejemplo paraplejia, esclerosis múltiple, distrofias).

También se han revelado como un gran apoyo en terapias psicosociales como compañía a la tercera edad o reinserción de reclusos en centros penitenciarios.

Uno de los perros de asistencia más sorprendente que hay son aquellos que han sido entrenados para auxiliar a personas epilépticas y es que estos perros son capaces de predecir los ataques con una antelación de entre 15-45 minutos, lo cual permite a su dueño acudir a un lugar seguro o tomar la medicación anticonvulsivante.

A continuación os mostramos un video en el que podréis ver a Shannon y su perro Poppy durante una crisis. Después de ser avisada, Shannon se tumba para evitar la caída, y espera a que el ataque sobrevenga en un lugar seguro.

Poppy permanece a su lado dandole apoyo y lamiéndole la cara y boca con esmero. Esta extraña actitud tiene por objeto retirar la espuma y el exceso de saliva que los enfermos producen durante las crisis, para de esta forma evitar la asfixia. También ayuda a Shannon a salir del trance con mayor rapidez.

Nos alegramos mucho de que Shannon cuente con la inestimable ayuda, compañía y amor de Poppy. Se les ve realmente unidos.

Original: Seizure alert dog gives her owner warning

Publicado en Animales