Jamás he podido admirar una ballena, aunque a juzgar por la fotografía ganadora de los National Geographic Traveller Contest de 2015, encontrarte cara a cara con una de ellas debe ser algo increíble.

Claro que nada de lo que haga el animal más grande del planeta es un hecho insignificante, y hasta el más mínimo salto adquiere la categoría de espectáculo.

La Bahia de Fundy, entre el estado de Maine, EE.UU y las provincias canadienses de New Brunswick y Nueva Escocia, es zona de transito de estos gigantescos animales. Los turistas, visitan el lugar con la esperanza de avistar alguna de las 12 especies diferentes de ballenas que habitan en sus aguas.

Si sois afortunados, alguno puede presenciar un espectáculo como este.

Original: A whale of a time

Publicado en Animales