Hace unos días os hablamos de un pequeñísimo apartamento de Barcelona donde las paredes estaban llenas de compartimentos que contenían los distintos muebles. Según cuales se abrieran el apartamento se transformaba en un espacio u otro: salón, dormitorio, baño, etc.

Otra forma de ahorrar espacio es usando muebles que tengan varias funciones ¿pero a qué nos referimos?. No hablamos de usar la misma mesa que utilizas para comer como escritorio, sino de estructuras que cambian por completo, sofás que se convierten en literas, mesas de centro que crecen hasta transformarse en una mesa para 6 comensales. Ideas que parecen sacadas de una película de ciencia ficción, pero que son completamente reales y la solución para muchos espacios pequeños. Alucina con los muebles de esta empresa en el siguiente vídeo:

Publicado en Miscelánea