Romero fue quien dio origen al género “zombi”, como coguionista y director de ‘La noche de los muertos vivientes’ (1968), una clásico de culto que influyó notoriamente en el posterior cine de ese género.

El cineasta neoyorquino George A. Romero, maestro del terror de serie B y padre de las películas de zombis gracias a la creación de la saga La noche de los muertos vivientes, falleció a los 77 años este pasado domingo.

Romero, de padre cubano, falleció mientras dormía tras una “corta pero agresiva batalla contra el cáncer de pulmón”, indicó Peter Grunwald, productor del cineasta.

El mítico realizador, según precisó Grunwald, murió mientras escuchaba la banda sonora de una de sus películas favoritas, El hombre tranquilo (1952), acompañado por su esposa, Suzanne Desrocher, y su hija, Tina.

Romero fue quien dio origen al género zombi, como coguionista y director de La noche de los muertos vivientes (1968), una obra casi documental en blanco y negro que influyó notoriamente en el posterior cine de ese género.

Rodada en Pittsburgh con un presupuesto de 114.000 dólares, ese filme sobre un grupo de personas acorraladas por zombis en una granja de Pensilvania recaudó 30 millones y se convirtió en un clásico de culto con el paso de los años, especialmente por su mensaje contra el capitalismo durante la era de la contracultura.

Además, la película se distingue por ser una de las escasas películas de aquella época con un actor afroamericano (Duane Jones) como protagonista.

Tras aquel filme, que mostró el camino a otros cineastas de su generación en su búsqueda de proyectos ilusionantes sin grandes presupuestos, Romero rodó las secuelas Zombi (1978), Día de muertos (1985), La tierra de los muertos vivientes (2005), Diario de los muertos (2007) y La resistencias de los muertos (2010).

A Romero siempre le gustaba recordar que, aunque los muertos vivientes vayan siempre relacionados con su nombre, en realidad él escribía “historias humanas”.

“Si te fijas bien los zombis son siempre circunstanciales en mis trabajos. Lo importante son siempre las personas y cómo responden a situaciones a su alrededor”, declaraba el realizador.

“Pero jamás me dejarán rodar otro tipo de historias. El dinero manda”, agregó.

Publicado en Cultura y ocio
Fuentes consultadas:
https://elpais.com
www.youtube.com