Cuando Dana Jackson contrajo matrimonio por primera vez a la tierna edad de 15 años, no tenía ni idea de que su segundo marido era tan solo un niño en ese preciso instante.

Sin embargo, 85 años más tarde y a los 100 años de edad, el sentido aventurero de Dana aún se mantiene despierto, pues recientemente ha decidido contraer matrimonio con Bill Strauss, de 87 años, en una hermosa ceremonia que tuvo lugar en el Centro de Salud de Rosewood De Bowling Green, Kentucky, EEUU.

“Me siento como si tuviera 50”, declaraba la centenaria felizmente después del enlace. Strauss, que padece problemas de visión, dijo que derramó más lágrimas de las que posee, y todas ellas de felicidad.

La pareja se conoció hace aproximadamente dos años en un centro diurno de cuidados de ancianos. Después de algún tiempo disfrutando de la mutua compañía, la pareja llegó a la conclusión de que tenían que fundir todo ese cariño en el altar.

Si bien ninguno de los dos pensó que se casaría de nuevo, su historia sirve para demostrar que nunca se es demasiado viejo para perseguir tus sueños y lo que dicta tu corazón…

Original: AARP

Publicado en Familia