“Me siento como Barbie, pienso como Barbie y yo soy Barbie. Creo que Barbie y yo somos la misma persona”.

Rachael Evans de 46 años ha pasado los últimos 11 años llevando a cabo su deseo de toda la vida: lucir como una Barbie humana. Su obsesión por la muñeca ha provocado que esta mujer que actualmente reside en Londres haya gastado más de 40.000 dólares en intervenciones quirúrgicas para cambiar por completo su cuerpo y rostro.

La madre soltera se ha sometido a procedimientos para cambiar la apariencia de su nariz, mejillas, mandíbula, senos y costillas. Incluso, Evans operó las comisuras de sus labios para que éstos dieran la apariencia de una sonrisa permanente. Y es que a pesar de que los médicos que han aceptado operarla le han manifestado los riesgos inherentes que las innumerables cirugías tienen, sin embargo ella manifiesta que no descansará hasta lucir como una muñeca humana.

“Me siento como Barbie, pienso como Barbie y yo soy Barbie. Creo que Barbie y yo somos la misma persona”.

Con el propósito de conseguir el esculpido cuerpo de la muñeca,Rachael Evans asiste al gimnasio alrededor de cinco veces a la semana, además de llevar una estricta dieta para mantener la delgadez que promueve el juguete para niñas.

Su obsesión es ampliamente aceptada por su pareja, quien incluso le obsequió una caja similar a la que almacena a la muñeca, para llevar a cabo una sesión fotográfica al interior de ésta.

Actualmente, la mujer se desempeña como intérprete para cámara web, sin embargo sueña con convertirse en modelo profesional y aparecer en la portada de la revista masculina “Playboy”.

“Barbie nunca desaparece, ella siempre está junto a mí”.

Publicado en Insólito
Fuentes consultadas:
www.upsocl.com
www.upsocl.com