Es probable que, alguna vez, hayáis sentido la necesidad de ganar espacio en vuestra casa, sea como sea. Si viviésemos alejados de la civilización, quizá no tendríamos ningún problema para ampliar las habitaciones de nuestra vivienda, pero seamos realistas, en la mayoría de los casos necesitamos vivir cerca de la ciudad donde trabajamos, donde nuestros hijos acuden al colegio, o simplemente porque queremos seguir conectados al mundo.

Sea como fuere, si lo que queréis es ganar un poco de espacio y disponéis de una amplia terraza o un jardín, en el mejor de los casos, quizá os guste la idea que tuvo esta familia belga. Contrataron los servicios del estudio arquitectónico L’Escaut, quienes obviaron la opción de seguir construyendo hacia arriba por problemas técnicos. Sin embargo, decidieron cavar un profundo agujero en su patio trasero, en el que construirían un refugio de ensueño y lleno de ingenio.

El espacio tiene un total de 30 m². Los listones de madera de la fachada se colocaron siguiendo el modelo de la casa principal para no romper con la estética del conjunto.

casa_jardin_1

Se trata de una oficina, un búnker y un taller -todo en uno-, con un tragaluz capaz de iluminar la estancia perfectamente

casa_jardin_2

Para las puertas de entrada se escogió cristal de seguridad, con el fin de aportar algo más de luz a la estancia subterránea

casa_jardin_3

Además, se les ocurrió la brillante idea de añadir una estufa de leña para mantener el lugar cálido durante los meses de invierno. Al estar localizado en Bélgica, creemos que es la mejor opción

casa_jardin_4

Al más puro estilo casa Hobbit, el refugio cuboide da un aire arquitectónico muy fresco y renovado al patio. Se trata de una extensión de casas subterránea que ejemplifica perfectamente el desarrollo de la innovación

casa_jardin_5

Fuente: littlethings, L’Escaut

Publicado en Hogar