Mientras estaba poniendo a punto su coche deportivo, un Nissan Slyline GTR, este entusiasta de la automoción, junto a su esposa, una artista muy talentosa y con mucha dedicación, tropezaron accidentalmente con una forma increíble para dar, a su vehículo plateado, un elegante grabado decorativo.

Este fanático del motor y miembro del ejército americano, odiaba el color plateado de su coche. Una noche, dejó que su esposa garabateara en algunos rasguños del parachoques. A la mañana siguiente, cuando el marido vio el trabajo de su esposa, quedó muy encantado por todos aquellos dibujos intrincados y elegantes que le daban un nuevo toque a su automóvil.

Se pusieron manos a la obra para acabar lo que su mujer había empezado. Mirad la evolución del coche mientras trabajaban:

coche1

coche2

Además de ser una gran artista, es digno reconocer que tiene un pulso magnífico ya que, como podéis ver en las imágenes, todos los grabados son a mano.

coche3

coche4

El capó fue donde más horas de trabajo tuvo que emplear. Suponemos que la paciencia es un requisito indispensable para llevar a cabo una obra de este calibre.

coche5

coche6

Aquí podéis ver la parte delantera y trasera del coche terminadas.

coche7

coche8

Al ver el coche, la gente debe quedarse hipnotizada por el entramado de dibujos intrincados.

coche9

Así, decididos a continuar el trabajo, invirtieron alrededor de 100 horas en los diseños. Después de varios recubrimientos transparentes -para proteger los dibujos-, tenían un coche puesto a punto en equipo y totalmente original.

Fuente: boredpanda Este artículo apareció originalmente en otra de nuestras webs, artistasdelared.com

Publicado en Cultura y ocio