Hay conceptos que por nuestra edad hemos experimentado por primera vez hace unos años, entendiéndolos como los entiende un adulto. ¿Pero qué piensa un niño cuando borramos una fotografía del teléfono? ¿a dónde se va la foto? Lo que si puedo recordar es que en mi infancia las palabras “para siempre”, “nunca más” o “no volverán”, me transmitían una pena irremediable. Si a esto le sumamos que lo que “ha desaparecido” es un familiar querido, como la foto del tío de la niña del video, la pena debe multiplicarse hasta cotas que solo la inocencia de un niño conoce.

Esperamos que Dave, el tio de la pequeña, le reenviara una fotografía de inmediato tras ver el video. Seguro que lo hizo después de derramar una de esas lágrimas que se nos caen algunas veces que sonreímos.

Original: 22words

Publicado en Miscelánea