La pequeña del video intentaba cantar uno de los éxitos de la famosa película de Disney “Frozen”, pero sus padres no pudieron aguantar un ataque de risa.

La niña no se lo tomó nada bien y empezó a amenazarles con que se ahogarían de tanto reír o que los llevaría al cuarto para dormir.

Un divertidísimo vídeo que nos muestra cómo los hijos son pequeñas esponjas vivientes que repiten todo lo que decimos nos enfadamos con ellos.

Original: gracm8

Publicado en Miscelánea