El bullying no es una broma, no son cosas de críos y no es algo que podemos ignorar. Este tipo de acoso entre niños y adolescentes se ha cobrado ya demasiadas muertes a lo largo y ancho del planeta.

Como en otros casos de violencia, el bullying se ceba con aquellas personas diferentes y por lo general más débiles, causándoles un terrible estrés y un grave daño en su autoestima.

El silencio de los demás niños y adultos se convierte en cómplice de este problema en demasiadas ocasiones, el problema se ataja cuando ya es demasiado tarde.

Amy Briggs es una madre Nueva York que tiene un mensaje para ti y tus conocidos. Su hijo se suicidó por culpa de las continuas vejaciones que sufría en el colegio, a pesar de decirle a varias personas que iba a quitarse la vida por haber recibido un mensaje de texto muy insultante, pero nadie hizo nada.

El número de suicidios adolescentes ha aumentado en los últimos tiempos a consecuencia de problemas relacionados con la autoestima y el acoso escolar.

No te conviertas en cómplice silencioso, impide cualquier acto de bullying que presencies o habla con los adultos e insiste hasta que hagan algo. Si alguien parece deprimido, interésate por él y alerta a sus familiares, pues la tragedia solo comprende el sufrimiento de los más débiles, sino también el de las personas que sufren su pérdida.

Conoce esta trágica historia y ayuda a difundir su mensaje. No podemos mirar hacia otro lado.

Original: Please don’t let anyone be treated like this boy was. ThinkPOZ.org

Publicado en Animales