Muchos de los pacientes que padecen Alzheimer tienen muchas dificultades para comprender dónde e incluso en qué época se encuentran. De repente, el mundo que les rodea puede convertirse en un lugar de horror y pánico, por eso necesitan tratamientos muy específicos para que la enfermedad no se desarrolle a pasos agigantados, tales como la estimulación de la memoria, la atención y el lenguaje. Pero lo que necesitan con más urgencia es comprensión, amor y mucho cariño.

Blaine tuvo que llevarse a su madre, Lawanda, a vivir con él tras haberle sido diagnosticado Alzheimer. Su hijo no era capaz de comprender el mundo tan complicado que la rodea y no sabía realmente cuáles eran sus limitaciones ya que, en sus momentos de lucidez, Lawanda parecía estar perfectamente.

Para poder entenderla mejor y comprender cual es el verdadero estado de una persona con esta enfermedad, Blaine decidió someterse a un experimento junto a la periodista que hace el reportaje. El experimento solo dura 12 minutos, pero bastan para que el sujeto sienta de primera mano, todo aquello que está padeciendo constantemente una persona con Alzheimer.

Original: AlzheimersWeekly

Publicado en Miscelánea