Por desgracia cientos de animales son abandonados sin importar el lugar del mundo donde nos encontremos. Enfrentarse a un rescate no es solo llegar y salvar a la mascota que se encuentra en una situación desafortunada, sino que muchas veces se necesitan grandes dosis de paciencia y cariño. 

Ganarse la confianza de un perrito como nuestro protagonista puede llegar a ser realmente difícil. Por regla general suele costar confiar en desconocidos, sobre todo cuando hemos sido dañados. No pensamos que alguien pueda venir a ayudarnos y darnos cariño, pero ocurre. Por muy extraño que pueda parecer esta perrita se llama Dios, y el cambio que da al ser tratada bien es tan grande como su corazón. 

Así fue como se encontraron con este pequeño can, asustado y temblando de miedo 

Después de dejar pasar suficiente tiempo como para que se tranquilizara un poco el equipo de rescate trató de acercarse con el lazo para poder cogerlo con facilidad y sin daños

Como es normal, y aunque estaba ya más relajado, el pobre seguía quejándose un poco 

Una vez que el perro se ha tranquilizado lo suficiente y por increíble que parezca se deja tocar primero con un cojín protector y después con la mano 

Incluso con trabajo y paciencia se puede prescindir del cojín, los ojos han cambiado ya completamente  

Solo tres meses después es completamente otro animal

Tiene amigos y es feliz, no nos damos cuenta pero un rescate cambia más que una situación, puede transformar una vida

Todo el proceso por que el que pasó esta perrita es toda una odisea. 

Publicado en Animales
Fuentes consultadas:
https://www.facebook.com/universalbrentwood/videos/1436374709712697/