Largometraje con una trama de espionaje cargada de corrupción, amor, asesinatos, engaños y sobre todo, un continuo devenir de acontecimientos que no te dan un respiro y que te meten de lleno en la piel del personaje interpretado por un Kevin Costner que hasta nos deleita con una actuación más que aceptable junto a unos soberbios Will Patton y Gene Hackman y la siempre reconfortante presencia de Sean Young. Un contra podría ser el tufillo “ochentero” que destilan algunas situaciones y la simplona puesta en escena, pero eso todavía la hace más auténtica haciéndonos recordar que en el mundo del cine hubo tiempos mejores donde solo nos querían sorprender y enganchar con una buena historia.

Mi puntuación: 7/10
Publicado en Cultura y ocio
Fuentes consultadas:
http://cinedepatio.blogspot.com.es/2017/09/no-hay-salida.html