Cuando un bebé duerme tranquilo en su cuna y se siente seguro, puede regalarte su mejor sonrisa; un gesto casi involuntario que te hará morir de amor.

Y es que hay algo mágico en la sonrisa de un niño, especialmente si proviene del rostro de un recién nacido. Sus facciones son tan deliciosas y adorables que te conquistan el corazón y no podrás evitar contagiarte de su ternura.

Conseguir atrapar ese cautivador gesto en una fotografía no es algo que todos los fotógrafos dominen y menos con la maestría, buen gusto y delicadeza que Sandi Ford consigue.

La fotógrafa de recién nacidos más codiciada de Reino Unido, muestra su trabajo y alguno de sus secretos. No te los pierdas.

bebes sonriendo 1

bebes sonriendo 3

bebes sonriendo 4

bebes sonriendo 5

Cuando Sandi Ford comenzó a hacer fotografía de recién nacidos, se dio cuenta de que el momento más mágico y contagioso era cuando el bebé dejaba escapar una sonrisa.

bebes sonriendo 7

bebes sonriendo 8

bebes sonriendo 9

bebes sonriendo 10

Hoy la artista confiesa haber aprendido a reconocer los pequeños gestos y signos que delatan que una sonrisa va a producirse. Hasta entonces ella crea una atmósfera segura, caliente y cómoda para que el bebé descanse, mientras ella espera con su cámara lista para atrapar el momento.

bebes sonriendo 11

bebes sonriendo 12

bebes sonriendo 13

bebes sonriendo 14

Sengún Sandi Ford, la paciencia es el secreto. Algunos bebés son más sonrientes que otros, y a veces con una suaves cosquillas en los labios o en la nariz puede provocar una gran sonrisa. Otras veces en cambio no es tan fácil, y debe esperar paciente a que se produzcan.

bebes sonriendo 15

bebes sonriendo 16

bebes sonriendo 17

bebes sonriendo 18

A juzgar por la delicadeza y dulzura de sus fotografías, Sandi no sólo es una gran profesional sino que tiene mucha química con sus modelos.

Si te han gustado sus imágenes, puedes seguir su trabajo en su página web o en Facebook.

Fuente: BoredPanda

Publicado en Familia