Todos tenemos derecho a tener nuestros propios gustos, sin tener que avergonzanos por ello, y aunque entre esas predilecciones se encuentre la de disfrutar de libros o películas como 50 sombras de Grey, a pesar de que seas un hombre maduro, no debería ser nada a ocultar.

El protagonista del siguiente vídeo opina lo contrario. Quizá por la curiosidad, porque realmente le gustó el libro o por el morbo que han despertado en la opinión pública tanto los libros como la película, este hombre ha decidido ir al cine a disfrutar de 2 horas de látigo y dominación sexual, aunque al parecer quería que nadie lo supiera…

Original: EmilFrom

Publicado en Miscelánea