Los perros domésticos son animales cómodos por naturaleza. Todos aquellos que compartimos nuestra vida con uno de estos cariñosos animales lo tenemos bien presente.

El lugar más confortable de la casa o la zona más calentita suele ser, misteriosamente, su sitio favorito. Si el perro es pequeño, no hay problema en moverlo, pero si de lo que hablamos es de un animal de 40 kg, la cosa cambia mucho.

Todos nosotros recordaremos aquel día que nuestro peludo compañero descubrió la a gusto que se está durmiendo en nuestra cama. A partir de entonces seguro que olvidó completamente cuál era la suya.

Max, el joven labrador que protagoniza el siguiente vídeo, ha decidido que no piensa dejar la cama de su “mami” por mucho que esta se lo pida. Incluso prometiéndole salir a la calle o galletitas para perros, Max no está por la labor de levantarse.

Pero con lo que no contaba es con que su amada humana conoce su punto débil. A la voz de “squirrel” (ardilla, en inglés), Max se levanta disparado en busca de uno de estos pequeños roedores. Lo sentimos mucho Max, esta vez no hay ninguna ardilla cerca y tú te has quedado sin el sitio en la cama.

Fuente: OrangeCabinet, rumble, Artículo por La Voz del Muro

Publicado en Animales