Tradicionalmente solemos sellar un compromiso de matrimonio regalando alguna joya a esa persona con la que hemos decidido compartir nuestra vida, normalmente un anillo. Y si dependiera de nosotros, seguro que lucirían la piedra preciosa más grande y hermosa de todas.

Sin embargo, no somos pocos los que disponemos de un presupuesto ajustado para estas ocasiones. Al fin y al cabo, lo importante es el gesto y no la joya en sí ¿verdad? Eso sin contar con que hay parejas que prefieren celebrar este acontecimiento de una forma más original, aunque este no sea el caso de hoy.

Tanto si estáis pensando en pedirle matrimonio a vuestra pareja, como si queréis regalarle un bonito anillo porque sí, hoy os enseñaremos cómo a partir de una botella de cristal podréis fabricar vuestra propia piedra preciosa.

Al menos así lo hizo un estudiante de origen chino, quien se las ingenió de la siguiente forma para sorprender a su novia:

Primero rompió con cuidado la base de una botella. Usó esa parte porque el vidrio es lo suficientemente grueso como para poder pulirlo en forma de gema preciosa

anillo_1

Hay botellas de mucho colores, pero en este caso el color escogido fue el verde, simulando una esmeralda

anillo_2

Para darle forma utilizó un torno pulidor, gracias al cual pudo ir tallando el vidrio con la forma de los diamantes y otras pierdas preciosas

anillo_3

Se necesita práctica, pero el vidrio es muy barato y solo es cuestión de tiempo

anillo_4

Después de pulir y cortar el cristal, quedó realmente como una joya

anillo_5

Así, lo engarzó en un anillo de plata

anillo_6

E hizo a su novia la chica más feliz del mundo, y no por el valor de la piedra en sí, sino por esmero y dedicación que había puesto para hacerle sonreír

anillo_7

Vía: trinixy
Imágenes: trinixy

Publicado en Familia