Muchas cosas están cambiando en mi vida. El final de mis obligaciones en un compromiso de publicación regular de dos blogs y la situación de espera a ver como se resuelve: si con un fracaso total o con el cumplimiento de la palabra dada y asumiendo los compromisos y ofertas, me ha llevado a volver a escribir en mi blog personal y a buscar alternativas. Este blog es una de las alternativas.

También he decidido comenzar una serie de artículos, en la que no voy a tener en cuenta los llamados «criterios de legibilidad» criterios que son, claramente, para aquellos vagos a los que no les gusta leer: No más de 20 palabras por frase, no más de 300 por título… todo desmenuzadito y mascadito. Hay verdades que requiere pocas palabras, otras ninguno, o más de 2000 según se mire. Pero hay otras verdades que requieren muchas palabras. Sin embargo, hay muchas que no se dicen por no ser políticamente correctas, por no ofender o simplemente porque van contra lo establecido. Establecido que en muchas ocasiones solo es una verdad aparente.

Y sobre todo no lo olvides, esto no es más que una opinión.

«En una época de engaño universal decir la verdad es un acto revolucionario». (George Orwell)

Fuente: http://palleter.blogspot.com/2017/06/nos-enganan.html

Publicado en Miscelánea
Fuentes consultadas:
http://palleter.blogspot.com/2017/06/nos-enganan.html