Según indican los estudios de la Universidad de California y el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos, cuanto más joven es una persona menor percepción tiene del peligro.

Parece ser que aquellas “locuras de juventud” son fisiológicamente comprensibles, ya que el área cerebral encargada de procesar el miedo y evaluar los riesgos de una conducta no se desarrolla totalmente hasta pasados los 25 años.

Además, el cerebro femenino desarrolla este área entre uno y dos años antes que el masculino, por lo que no es de extrañar que ellas sean más juiciosas que nosotros.

En cualquier caso, existe una gran diferencia entre aquellos que practican deportes de riesgo y quienes simplemente tienen conductas temerarias sin medidas de seguridad.

Conozco a varios adictos a la adrenalina que hacen salto base, paracaidismo, escalada, puenting y otras “locuras”, y siempre son los primeros en remarcar que la seguridad es primordial.

Por ello no salgo de mi asombro al comprobar como algunas personas corren un riesgo innecesario sólo para realizarse una foto o grabar un video de su “hazaña”, como por ejemplo el duo ruso ‘On the roofs’, dos jóvenes de 21 y 25 años de edad que acaban de escalar los 660 metros del Shenzhen Centre.

Vitaliy Raskalov y Vadim Makhorov, llevan 5 años colándose en diversos monumentos y rascacielos de todo el mundo para, sin ningún tipo de seguridad, ascender hasta el punto más alto y tomar una foto de sí mismos y de su “proeza”.

Como era de esperar, sus videos y fotografías se han convertido en todo un fenómeno viral, y no han tardado en aparecer las réplicas.

Puede que las imágenes sean impresionantes, pero no sé hasta que punto la fama y el reconocimiento merecen correr semejante riesgo.

Original: Shenzhen Centre (660 meters)

Insane parkour RUN 720 HD @olegcricket

Publicado en Miscelánea