En nuestra casa nunca habíamos tenido tantos guantes como hasta
ahora. Y es que el invierno en Deutschland es frío de verdad. ¿Frío en
España, en la costa Mediterránea? ¡Buaaahh! ¡Eso no es ná!

Con tantos Handschuhe [guantes], hay algunos desparejados otros deshilachados al pillarlos con la cremallera del abrigo… ¿Qué podemos hacer con esos guantes? (a parte de tirarlos a la basura)

Esta mañana he encontrado un guante de el Gran Jefe, desparejado y lleno de pelusas. A lo que le pregunto que qué hace ese guante así si lo compremos hace poco.

Y me dice tan natural: “Tiene un agujero en el dedo y lo uso para limpiar el polvo del salón por las mañanas y ¡no veas lo bien que va!”

Así que ya sabéis, todos los guantes viejos o desparejados, ¡al armario de la limpieza!

Publicado en Hogar