No todo los días puedes toparte con la posibilidad de rescatar a una ballena jorobada, y mucho menos que esta te lo agradezca una vez llevada a cabo la maniobra de rescate. Cuando Michael navegaba junto con su familia en un bote, pudo ver lo que parecía una ballena flotando sin vida. Tras observarla durante un tiempo vio que mostraba signos de encontrarse aun viva y decidió lanzarse al agua con su equipo de buceo para ver qué le ocurría. El cetáceo se había enredado en  las redes de unos pescadores y estaba extenuada debido a sus intentos por escapar. Mira que sucede después…

Publicado en Animales