Una de las cosas más molonas que podías hacer de niño, era silbar con los dedos. Un sencillo método para emitir un silbido fuerte y atronador con el que llamar la atención de tus compañeros de juego, amigos y cualquier otro viandante.

Sin embargo, por más que lo intenté, nunca emití sonido alguno. Recuerdo que un amigo me explicó el proceso durante un partido, pero ni con instrucciones pude lograrlo, solo conseguí terminar con las manos manchadas de saliva.

Casualmente ayer encontré un esquema muy simple con el que aprender a silbar con los dedos en cuatro sencillos pasos, y teníais que haber visto mi cara de asombro, cuando sorprendentemente lo logré. Menos de 3 minutos de instrucciones para lograr algo que no había conseguido en 30 años. Es cierto que fue un tímido silbido, pero fue genial conseguirlo por primera vez.

Para hacer una prueba de contraste, hoy lo hemos probado en la oficina… y no podes imaginar el ataque de risa que nos ha dado al vernos hacer el payaso. Solo por eso ya ha merecido la pena, por eso y por el silbido que todos mis compañeros han logrado emitir.

Si nunca conseguiste silbar con los dedos, esta es tu oportunidad. Sigue las instrucciones y quítate esa tonta espinita para siempre, es muy fácil.

1. Forma una “A” juntando los dedos indice y corazón de tus manos como muestra la imagen.
como silvar 1

Para una forma perfecta y un silbido fuerte debes extender completamente los dedos indice y corazón de tus manos, al tiempo que pliegas los dedos anular y meñique y los sujetas fuertemente con el dedo gordo.

Después junta ambas manos formando una “A”, hacer esta estructura bien es fundamental para que suene.

2. Cubre tus dientes con tus labios.
como silvar 2

Colocar bien los labios es la clave del silbido. Lame ligeramente tus labios y retráelos cubriendo tu dentadura, como si fueras un hombre viejo sin dientes.

Es necesario que los labios cubran los dientes, para que el aire no se escape. Siéntete libre de apretarlos más o menos, en función del tamaño de tu boca y el grosor de tus labios.

Tranquilo, no es necesario que ejerzas mucha fuerza con tus músculos faciales, pues los dedos ayudaran a sujetar los labios en el siguiente paso.

3. Pulsa con tus dedos la lengua hacia atrás.
como silvar 3

Pon la yema de tus dedos debajo de tu lengua y dóblala hacia atrás en tu boca.

Coloca los dedos sobre tus labios y empújalos hasta llegar al primer nudillo desde la punta. La punta de la lengua (1/4 de lengua) deberá descansar doblada hacia atrás.

No hay que hacer fuerza con ella, solo sujetarla con la punta de los dedos y dejarla reposar doblada.

4. Sopla por el hueco que hay entre tus dedos índices.
como silvar 4

Este es el último paso, y no se consigue a la primera. Lo normal es que estés pendiente del sonido y retraigas la lengua. Después te centrarás en los dedos y olvidarás los labios, o pondrás atención en el labio de abajo y olvides el de arriba. Es decir, se necesita coordinación y unos minutos de práctica. Mi recomendación es que lo hagas delante de un espejo y así será más sencillo.

Primero, sopla por tu boca. Debes sentir que el aire solo sale tocando la punta de tu labio superior. Si sientes que el aire se escapa por las comisuras de tu boca, deberás cerrar más tu boca y labios en torno a tus dedos. Recuerda, todo debe estar perfectamente sellado.

Asegúrate de que la lengua no se suelte y aparezca en el hueco entre tus dedos, ya que bloquearía el flujo de aire, impidiendo el silbido.

Seguramente no emitirás un sonido a la primera, pero tranquilo, asegúrate de haber cumplido todos los pasos y experimenta diferente ángulos con la lengua y la punta de tus dedos. También puedes regular la cantidad de labio que cubre tus dientes y la fuerza con que los doblas.

Conformes cojas práctica podrás ir haciendo silbidos más fuertes y largos. Experimenta y diviértete.

Fuente: imgur.com

Publicado en Salud