Nunca me ha gustado envolver regalos ya que es algo que por algún motivo -y se me suelen dar bien las manualidades- no termina de salirme bien. Me quedo corta de papel, se me pega la cinta adhesiva en los dedos o se me cae en el papel y al tirar de ella lo rompo, teniendo que volver a empezar de nuevo. No me queda tenso, en las esquinas me sobra papel y tengo que recortarlo o ponerle más cinta adhesiva… en definitiva, no querrías que nunca te regalaran nada envuelto por mi. Por eso, este vídeo me ha llamado tanto la atención, hasta el punto de ponerme manos a la obra para intentar emularlo con muy buenos resultados. Por fin sé envolver regalos.

Y aunque he copiado su técnica, aun no consigo emular su velocidad… impresionante. Valoramos especialmente aquellas capacidades en los demás de las que nosotros carecemos, y esta -al menos para mi- es una de ellas.

Original: Todd Tripp

Publicado en Miscelánea