La gimnasia rítmica siempre ha preferido adornarse de cintas de colores, frente a otras herramientas menos espectaculares como el aro, las mazas o la pelota.

Y es que en nuestra cabeza, una pelota o un aro no son más que simples juguetes. Un entretenimiento pasajero con el que jugar y hacer unos cuantos malabares.

Sin embargo, en las manos adecuadas, el aro puede ser un recurso totalmente hipnótico, como bien demuestra este espectacular baile con uno y dos aros.

Giros, ruedas, equilibrios y malabares a toda velocidad, al son del mejor rhythm & blues. Descubre a Tal Fransky y su dominio de los aros en este video.

Original: Tal Fransky – Golden hoop dance

Publicado en Cultura y ocio