En el barrio de Porta Nuova de Milán, Italia, el arquitecto Stefano Boeri está construyendo dos rascacielos residenciales que acogerán a más de 900 árboles en 10.000 metros cuadrados de fachadas y terrazas. Este proyecto nace como parte de la “rehabilitación” del casco histórico. Finalizado, se verá como dos gigantescos bosques. Alternativas como esta, pueden transformar las ciudades en lugares saludables, además de bonitos.

El Bosque Vertical optimiza, recupera y produce energía, ayuda en la creación de un microclima y en el filtrado de las partículas de polvo contenidas en el entorno urbano. La diversidad de las plantas y sus características producen humedad, absorben partículas de CO2 y polvo, produciendo oxígeno y protege de la radiación y la contaminación acústica

Publicado en Ciencia