En plena época de debate sobre la privacidad e intimidad de los ciudadanos, Francia está muy cerca de situarse en el lado de los que optan por invadir dicha privacidad.

an evening playing 'smartphone' pub quiz with the exeter twitterati!

Y es que la Asamblea Nacional acaba de aprobar un proyecto de ley que, de ser definitivamente puesto en marcha, supondría la interceptación de millones de comunicaciones entre ciudadanos.

Espionaje de llamadas y emails

Según el texto del nuevo proyecto de ley, los servicios secretos franceses estarán legalmente autorizados para interceptar comunicaciones sin necesidad de que exista una autorización judicial. Así, podrán observar y examinar todos los tipos de comunicaciones que sean necesarios en caso de que así lo requieran.

La ley se refiere, ante todo, a las llamadas de teléfonos y a los correos electrónicos, que, a partir de la puesta en marcha de la ley, podrán ser analizados sin que un juez pueda prohibirlo ni manifestarse en contra. Además, los servicios secretos quedarán autorizados para usar cámaras y micrófonos ocultos en caso de que consideren que el uso de estas tecnologías beneficia a la investigación que estén llevando a cabo.

“Para luchar contra el terrorismo”

Este proyecto de ley, según el Gobierno francés, se enmarca dentro de las múltiples estrategias que el estado galo está diseñando para luchar contra el terrorismo, sean cuales sean sus formas.

Tras su aprobación por la Asamblea Nacional, el texto pasará a manos del Senado, que deberá darle el espaldarazo definitivo.

Publicado en Miscelánea