A diario muchas veces el cerebro se convence de ideas y se apodera de pensamientos que realmente no aportan y que por el contrario generan inconvenientes, creer que una idea es una verdad absoluta es un hilo conductor de mucha gente en estos tiempos, adueñarse de la verdad puede ser un problema para el desarrollo normal de la vida cotidiana, debido a que a mayor convencimiento de una idea, menor asertividad y tolerancia ante puntos de vista diferentes. El crecimiento de las sociedades divididas ha sido el reflejo del enfoque mental y la concepción de la vida que han trasmitido durante años los sistemas de información, por lo tanto es evidente una predisposición mental en el momento en que se muere de hambre algún ser humano y se vuelve una realidad aceptada.

Conocerse a sí mismo es el punto de partida para poder organizar la existencia entorno a alguna sensación de tranquilidad que permita analizar e intentar comprender la vida de una manera objetiva y por lo tanto vivir un poco más feliz, lo que se expresa es el reflejo de lo que se posee, aquel que vive y se siente más tranquilo, es más asertivo y sus palabras contienen optimismo en gran parte.

La vida planteada exige mucho y devuelve poco, por lo tanto es importante aprender a identificar los puntos clave donde se experimenta mayor tranquilidad, de tal manera que la mayoría de acciones que se realicen a diario sean coherentes con lo que se busca y se desea desde lo más profundo y de esta manera fortalecer la mente para poder resistir la cantidad de información que ingresa al cerebro. Es complicado entender la vida como una rutina cotidiana en donde todos los días se realice lo mismo con el fin de generar dinero para poseer objetos, pero es necesario aceptar y adaptarse al mundo como lo conocemos debido a que existen acciones necesarias que se deben realizar para poder subsistir o vivir dignamente.

Claramente el propósito individual ha convencido al hombre, enfocado en realizar acciones solo con el objetivo de poder ser aceptado y de esta manera apoderarse de una falsa sensación de conformidad que producen los placeres momentáneos.

No existe verdad absoluta, cada quien es poseedor de su verdad y debe ser respetada en la medida en que tenga sentido y que sea coherente, pero realmente existen pensamientos que son claves para poder desenvolverse de la mejor manera dentro del entorno y pues quien aprende a identificarlos tal vez pueda experimentar la realidad desde un punto de vista más virtuoso y de esta forma entender que la idea es transformar la realidad de aquel que más lo necesita.

Publicado en Ciencia