Hace unos días publicábamos este video en él, un joven que no parecía tener problemas económicos se paseaba por el resturante pidiendo comida a las personas que se encontraban comiendo en él, recibiendo negativas de todos. El mismo chico pedía después una porción de pizza a un mendigo, y éste era el único que le daba. Una gran enseñanza de que los que menos tienen son los que más tienen que dar.

Ahora, un grupo de chicos de la India repiten el mismo experimento con el mismo resultado. El mendigo sólo le pregunta que si tiene hambre y accede.

Una persona que se enfrenta a problemas como tener hambre y sed, que muchos no hemos conocido nunca, es una persona que nunca negaría compartir lo poco que tiene.

Original: TroubleSeekerTeam

Publicado en Miscelánea