A todos nos han gastado alguna broma nuestros padres cuando éramos pequeños, y lo mismo les ocurre a estos niños.

Empezó como una broma y se ha convertido en una tradición. El año pasado, durante en el programa de televisión americano Jimmy Kimmel Show, el presentador propuso a los telespectadores decirles a sus hijos que se habían comido sus golosinas a la mañana siguente a la noche de Halloween, y grabar sus reacciones. La broma tuvo tanto éxito tras recibir cientos de vídeos que repitieron la propuesta de nuevo en el presente año.

Las reacciones de los pequeños son de todo tipo, en algunas se llenan de irá en lo que es el mayor enfado de su corta vida, pagándolo con todo lo que les rodea, y en otras la manera en la que afrontaran la situación te ablandarán el corazón por su ternura. Por supuesto, a todos los niños se les devolvieron sus golosinas tras la broma.

Original: Jimmy Kimmel Live

Publicado en Miscelánea