La tecnología se desarrolla imparable a una velocidad exponencial. Los avances que los de nuestra generación hemos visto sucederse léntamente a lo largo de los años, ocurren ahora cada vez más rápido. Utilizamos nuevas interfaces, nos peleamos con las primeras pantallas táctiles de los cajeros automáticos para disfrutar de ellas años más tarde en nuestros teléfonos, haciéndose éstas más y más sensibles a nuestros gestos. Nos comunicamos de manera diferente cada cierto tiempo: chateamos por IRC, luego por messenger, después por Facebook y Skype o Gtalk, y ahora lo hacemos con nuestros teléfonos por Whatsapp. Leemos en eBooks y tablets. No sabemos qué nos espera a la vuelta de la esquina, pero seguro que formará parte de nuestras vidas.

Pero al final de todo, hemos aprendido a nadar en este tipo de avances. Sin embargo los niños que nacen ahora perciben este entorno tecnológico como parte de su desarollo cognitivo, y este vídeo lo atestigua. ¿Opinas que este es el camino correcto o que todo va demasiado deprisa?

Original: UserExperiencesWorks

Publicado en Miscelánea