La historia de la arquitectura se remonta a los tiempos en los que la humanidad vivía en cuevas. Desde el primer momento en que un ser humano colocó una piedra sobre otra con un motivo concreto, podríamos hablar de arquitectura.

Desde aquellos ha evolucionado muchísimo. Algunos arquitectos son capaces de hacer maravillas, mientras que otros se dedican a construir auténticas chapuzas.

El edificio del que os vamos a hablar hoy pertenece a un grupo de arquitectos que saben muy bien lo que hacen. Se trata del Museo Infantil de Pittsburg, aunque es más conocido como “La Nube Articulada”.

El edificio fue diseñado por Koning y Eizenberg, mientras que el recubrimiento es obra del artista Ned Khan. Se trata de una estructura metálica compuesta por miles de cuadrados de plástico que se mueven al son del aire.

La más mínima brisa consigue crear el efecto de que el edificio se encuentra rodeado por una nube abstracta. En el siguiente vídeo podéis ver en vivo la sensación que provoca ver ondular sus paredes de forma tan orgánica.

Fuente: Ned Kahn, Arch20, artículo por La Voz del Muro

Publicado en Hogar