Parece un resort de vacaciones pero la isla Noruega de Bastøy es en realidad una prisión que alberga a más de 115 delincuentes, entre ellos se incluyen condenados por delitos de asesinato, violación y tráfico de drogas.

prision noruega 1

La prisión de Bastøy se encuentra a unos 75 kilometros de distancia de Oslo, en pleno mar abierto. Allí no hay vallas de espino, rejas o torres de vigilancia. De hecho apenas hay guardias y los que trabajan allí ni siquiera van armados.

prision noruega 2

Los presos viven en pequeñas cabañas de madera y pueden elegir sobre la forma en que cumplirán sus condenas a través de la elección de alguna profesión.

Algunos han decidido cultivar la tierra y otros cuidar de los animales, ya sea de los caballos o ayudando a la cría de ovejas y corderos.

Otros se han declarado cocineros, tenderos de tiendas de comestibles, carpinteros, mecánicos e incluso operadores de Ferry. Ellos tienen la capacidad de analizar qué hace falta en su pequeña comunidad y proponerse como solución del problema.

mas prision noruega 2

Como bien señala el antiguo alcaide de la prision Bastøy,  Arne Kvernvik Nilsen, este complejo es una oportunidad para que los presos inicien una nueva vida basada en el respeto a sí mismo y a los demás.

“La única manera que tenemos de cambiar a la gente es ponerlos en una situación en la que el cambio pueda comenzar desde el interior de cada individuo. Y eso tiene que empezar intentado que descubran una nueva forma de ser, en lugar de verse a sí mismos como un fracaso “.

prision noruega 6

Puede parecer sorprendente pero funciona. Solo el 16% de los presos que salen de Bastøy reincide tras ser puesto en libertad. Un porcentaje mínimo con respecto a la media Europea que se sitúa en el 70%.

prision noruega 4

El espíritu de reinserción de Bastøy se basa en la capacitación de los presos, su independencia y en la responsabilidad derivada de sus compromisos con la administración.

Nadie los despierta por la mañana, sino que son ellos mismos los que deben estar a tiempo en el trabajo o la escuela. La jornada laboral comienza a las 8:30 y dura hasta las 15:30 de tarde, hora de entrada y salida del empleo que son aprovechadas para realizar recuento. Finalizada la jornada, la mayoría de los funcionarios de prisiones abandonan la isla y regresan a casa.

bastoey-9-2

Solo cinco guardias permanecen en el complejo durante la noche, cuya misión se centra en ayudar o atender emergencias en caso de accidente, más que la de vigilar o controlar a los presos.

prision noruega 5

Estas coloridas casitas son el hogar de los reclusos. Cada una de ellas puede albergar hasta 6 presos que a pesar a compartir el comedor o la cocina, disfrutan de habitación individual.

El comedor de la prisión da servicio de comidas de lunes a sábados. De esta forma, los presos deben preparar a diario su desayuno y cena, así como las comidas del domingo.

Por cada día de trabajo los presos ganan 60 NOK (unos 10 dólares), que son canjeados por vales a principios de cada mes. Con ellos pueden hacer compras en el minisupermercado de la isla.

mas prision noruega 1

Todos los presos del sistema penitenciario de Noruega tienen derecho a solicitar el traslado a la prisión de Bastøy cuando le resten 5 años para concluir su condena. Esto incluye a los criminales condenados por delitos graves como asesinato o violacion, siempre y cuando declaren y demuestren su ánimo por reinsertarse y no volver a delinquir.

Tras cumplir largas condenas los presos sienten que Bastøy es un paso intermedio entre la cárcel tradicional y la vida en sociedad. Una especie de red de seguridad o comunidad de ensayo que les permite desarrollar una vida normal, ganar confianza en sí mismos y trabajar sus habilidades sociales antes de ser liberados.

Incluso un corto período de tiempo en Bastøy tienen un profundo impacto en la autoestima y perspectiva de futuro del preso siendo una de las prisiones con mayor libertad y mejor tasa de reinserción del mundo.

 “El tiempo que he pasado aquí me ha hecho darme cuenta de que no soy un mal tipo. Y he decidido que voy a cambiar mi forma de vivir ” – declara un preso en su último día de condena.

Fuente: The Guardian y Business Insider

Publicado en Insólito