Visitar la Toscana siempre es un placer pues, además de ser una tierra de gran riqueza natural, sus pueblos y ciudades aglutinan un patrimonio artístico sin parangón.

La mayoría de los turistas se limitan a conocer Florencia, Pisa o Siena, pero existen otros pueblecitos en esta región que no tienen nada que envidiarles. Uno de ellos es Vaglia, cuyos jardines esconden alguna que otra sorpresa.

La gigantesca escultura que puedes ver en la fotografía es el llamado Coloso Apenino, una figura de más de 10 metros de altura, la cual aparece acuclillada junto al lago sosteniendo con su mano la cabeza de una bestia marina.

La obra fue tallada en piedra, aunque ciertas partes -como el pelo y la barba- fueron creadas a partir de lava y cemento, lo que le otorga cierto dinamismo y aspecto húmedo.

La obra fue encargada por Francisco I de Médici como regalo a su prometida, la veneciana Bianca Cappello, con quien se casó delante del coloso en 1579.

coloso florencia 2

coloso florencia 3

El Coloso Apenino es obra del famoso escultor francés Giambologna, conocido en España como Juan de Bolonia, mismo autor de la estatua ecuestre de Felipe III que se puede ver en la Plaza Mayor de Madrid.

Con esta obra, Giambologna pretendía rendir tributo a los Apeninos, la cadena montañosa que recorre Italia de de norte a sur a través de 1500 kilómetros.

Además de su aspecto imponente, la escultura es hueca y los visitantes pueden adentrarse en su interior.

Sus entrañas esconden una pequeña capilla, cerrada al público, decorada con pedrería y diversos frescos que muestran hombres cavando la piedra y extrayendo los metales de la Tierra. Un homenaje al pujante sector de la minería que se llevaba a cabo en la cadena montañosa.

Subiendo una escalera de piedra desde el exterior se asciende a una pequeña cámara de piedra, pensada para ubicar una pequeña orquesta. También allí pueden verse los restos de una chimenea que, debidamente encendida, haría que el coloso expulsase humo por su nariz.

Como decíamos al principio, el coloso está situado en Vaglia, dentro de los jardines de la preciosa Villa Demidoff, a 12 kilometros de Florencia.

Antiguamente el coloso perteneció a la desaparecida Villa di Patrolino, que fue derruida y desprovista de la mayoría de sus posesiones, a excepción del coloso, ya que este se encuentra excavado en una formación rocosa natural.

Fuente: wikipedia.com y unussualplaces.org

Publicado en Cultura y ocio