¿Recordáis aquel artículo sobre tartas que por fuera parecían otras comidas? Su realismo era tal, que parecía mentira que fuesen dulces. Bien, en esta misma línea, hoy os traemos un postre que parece un plato de spaghetti.

Se trata de una idea muy original con la que sorprender a cualquier comensal que se siente a vuestra mesa, pues seguro que no se esperan que, después de haber comido, aparezcáis con un plato de pasta bastante realista.

Paso a paso, os enseñaremos cómo prepararlo, aunque enseguida os daréis cuenta de que es casi tan fácil como hacer crepes.

Tomad nota porque esto es lo que vais a necesitar:

espaguetis_1

– Helado de vainilla
– Nata montada
– Azúcar glas
– Fresas
– Chocolate blanco o pistachos

Lo primero que debemos hacer es triturar las fresas con ayuda de una batidora o similar. Reservamos

espaguetis_2

Seguidamente y con ayuda de un cuchillo, troceamos el chocolate blanco en finas hojas

espaguetis_3

En una fuente, echa una cucharada colmada de nata montada en el centro

espaguetis_4

Después mete el helado de vainilla en una máquina para hacer spaghetti como la que ves en la imagen. Cuando presiones, el helado saldrá con la misma forma que la pasta

espaguetis_5

Si no tienes una máquina como esta, también puedes fabricarte la tuya propia en unos segundos. Para ello, agujerea la base de una lata de conservas (limpia) y, con ayuda de otra un poco más pequeña, haz presión para que el helado salga por los agujeros con la misma forma de los spaghetti

espaguetis_6

Una vez tengamos nuestros “spaghetti” en el plato, les echamos por encima un par de cucharadas de las fresas trituradas que, a simple vista, parecen salsa de tomate

espaguetis_7

Pero, ¿qué es un verdadero plato de pasta sin queso por encima? Para crear el parecido, solo tienes que espolvorear unas cuantas virutas de chocolate blanco y listo. ¿Verdad que es fácil?

espaguetis_8

A continuación os dejamos con el vídeo donde podréis ver todo el proceso de elaboración. No olvidéis comentar qué os ha parecido la receta y la cara de sorpresa que habrán puesto vuestros invitados antes de probar este delicioso postre. ¡Bon appétit!

Vía: Sabine Thinkerbellum

Publicado en Cocina