La verdad es que soy una persona que no se sorprende fácilmente. Desde que soy redactor en La voz del muro, he visto tantas cosas que creía que eran imposibles, que es como si me hubiese inmunizado, de alguna manera, contra la sorpresa.

En materia de repostería, hemos visto tartas que eran dignas de estar en un museo, otras que parecían cualquier cosa menos un pastel, y hasta algunas que se transformaban en tiempo real. Casi me habría atrevido a asegurar que ya lo había visto todo en el mundo de la pastelería.

Iluso de mí. Aún me queda todo un mundo de sorpresas por delante. Las tartas animadas -las cuales desconocía su existencia hasta el día de hoy- me han enseñado que hay un mundo infinito de posibilidades reposteras por delante.

pastel animado con el efecto zootropo 1

¿Cómo funciona esta tarta animada?, os estaréis preguntando. Bien, es más fácil ver el vídeo que explicarlo. Estas tartas crean un efecto óptico en el  que sus componentes, que están fijos al postre, se mueven como si estuviesen animados. Este efecto es el mismo que se usaba en los zoótropos para crear secuencias animadas.

pastel animado con el efecto zootropo 2

Cuando la tarta gira a una determinada velocidad, nuestro ojo empieza a ser incapaz de distinguir los elementos sueltos, fusionando así los “fotogramas” y creando la ilusión de movimiento. Veréis que toda esta explicación cobra mucho más sentido con el acompañamiento de imágenes.

pastel animado con el efecto zootropo 3

El artista detrás de este espectacular postre viviente es el director de animación francés Alexandre Dubosc, quien ha bautizado a su creación con el nombre de Melting POP (Fusión POP).

pastel animado con el efecto zootropo 4

Fuente: Colossal

Publicado en Cocina