El famoso programa Britain’s Got Talent ha estrenado recientemente su nueva temporada y digamos que lo ha hecho pisando fuerte.

Durante la primera semana de audiciones ya hemos podido ser testigos de uno de los codiciados pulsadores dorados, los cuales catapultan a los concursantes directamente a la final.

En esta ocasión, la afortunada ha sido una niña de 12 años llamada Beau Dermott, quien subió al escenario con una timidez y un nerviosismo de lo más tiernos. Sin embargo, esto fue hasta que comenzó a cantar ‘Defying Gravity’, uno de los temas más aclamados del musical Wicked.

Su voz no solo denotaba fuerza y determinación, sino que además consiguió poner los pelos de punta a todos los presentes, tanto como para que una de las juezas no se lo pensara dos veces antes de pulsar el ansiado pulsador.

Vía: Britain’s Got Talent

Publicado en Cultura y ocio